INFORMACIÓN PARA PACIENTES SOBRE LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

¿Qué órganos forman parte del aparato digestivo? ¿Cómo trabaja?

Cuando tomamos un alimento pasa por la boca bajando a través del esófago y el estómago; aquí se mezcla con distintos ácidos y enzimas para comenzar la digestión. Del estómago se libera al intestino delgado donde otro grupo de enzimas lo digiere aún más y parte de los nutrientes serán absorbidos por la superficie del intestino y serán distribuidos al resto del cuerpo por el torrente sanguíneo. El resto que no ha sido absorbido la comida viaja hasta el intestino grueso (colón) donde se absorbe la mayoría del agua.

¿Qué es la Enfermedad Inflamatoria Intestinal?

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) abarca dos tipos de enfermedades autoinmunes crónicas que afectan al intestino: la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC). Ambas cursan en brotes durante los cuales aparecen los síntomas característicos, que se alternan con periodos sin síntomas en los que el paciente puede hacer una vida normal.

En la Colitis Ulcerosa la inflamación se localiza fundamentalmente en la mucosa del intestino grueso (colón) y recto. La inflamación se traduce por la presencia de úlceras que pueden ser más o menos profundas pero nunca sobrepasan las paredes del tubo digestivo.

En la Enfermedad de Crohn la inflamación puede afectar a cualquier tramo del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. La inflamación empieza con unas llagas que con el tiempo pueden llegar a ulcerarse y evolucionar a fístulas.

¿Cuántos pacientes padecen estas patologías crónicas?

Se calcula que en España hay 88.6 pacientes que padecen Colitis Ulcerosa por cada 100.000 habitantes; y aproximadamente podríamos decir que en una población de 100.000 habitantes, cada año se diagnostican una media de 7 casos nuevos de colitis ulcerosa. En cuanto a la Enfermedad de Crohn se calcula que en Europa existe un millón de personas que la padecen.

Aunque ambas afecciones pueden empezar en cualquier momento de la vida, las personas jóvenes entre 25 y 40 años son las más propensas y, en general, suele afectar por igual a hombres y mujeres.

¿Cuáles son sus causas?

Las causas exactas que provocan la Enfermedad Inflamatoria Intestinal se desconocen. Actualmente lo que se ha estudiado son determinadas circunstancias que parecen estar con mayor frecuencia en pacientes que la padecen, son conocidos como factores de riesgo de presentar la Enfermedad Inflamatoria Intestinal:

Se sabe que estos pacientes presentan afectación del sistema inmunitario, sin embargo se desconoce si ésta puede ser la causa directa de la enfermedad.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas pueden variar desde leves a graves, podrían ocurrir sólo una vez, o podrían desaparecer y volver una y otra vez.

Los síntomas comunes a las dos enfermedades incluyen:

  • Diarrea
  • Deposiciones con sangre o moco
  • Sensación de deposición incompleta
  • Tenesmo (sensación de tener que evacuar el intestino pero sin poder hacerlo)
  • Calambres/molestias abdominales/retortijones
  • Hemorragias por el ano sin deposición
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • En algunos casos más raros podrían presentar estreñimiento.
  • Erupciones en piel
  • Dolor en las articulaciones
  • Cansancio
  • Sudoración
  • Llagas en encías o mucosa de la boca

Otros síntomas de la Enfermedad de Crohn van a depender fundamentalmente de la parte del tubo digestivo donde se localice la lesión. En los pacientes con enfermedad de Crohn existe más predisposición a tener fisuras alrededor del ano que pueden complicarse en fístulas y colecciones de pus.

¿Cómo se diagnóstica?

Existen algunas pruebas que pueden ayudar al médico a diagnosticar las enfermedades inflamatorias intestinales.

En primer lugar, es fundamental la sospecha clínica y los hallazgos de la exploración física. Ante la sospecha clínica habría que realizar un análisis de sangre y heces. En el análisis de sangre se puede encontrar anemia o elevación de reactantes de fase aguda (PCR o VSG). El análisis de heces sirve para descartar diarrea de origen infeccioso.

Luego, la prueba más importante es la colonoscopia (tubo que se introduce en el colon a través de recto, muy fino, y que lleva una cámara) que permite observar las paredes del intestino y si fuera necesario permite tomar muestra de las lesiones intestinales que se observaran (biopsias) para analizarlas posteriormente con el microscopio. Mediante esta prueba se obtiene el diagnóstico definitivo.

¿Puedo hacer algo por mi cuenta para sentirme mejor?

. Sus síntomas pueden mejorar si:

  • Reduce el consumo de alimentos que hacen que sus síntomas empeoren: leche, yogur, lácteos, café, té, refrescos u otras bebidas que contengan cafeína, alcohol, frutas, zumos, alimentos grasos o fritos, picantes, panes multicereales, condimentos como el kétchup o la mostaza y los aderezos de ensaladas, las carnes rojas, ´legumbres y edulcorantes.
  • Dejar de fumar.
  • Evitar los Antiinflamatorios no Esteroides para el tratamiento del dolor, como son el ibuprofeno, dexketoprofeno, naproxeno, etc.

¿Cómo se puede tratar?

El objetivo principal consiste en controlar los brotes de actividad de la enfermedad en la que aparecen síntomas, prevenir su reaparición y mantener a los pacientes el mayor tiempo posible sin síntomas.

Para ello se emplean diferentes fármacos dependiendo de la gravedad de la enfermedad.

En los pacientes con Colitis Ulcerosa en general se suelen prescribir los salicilatos como la mesalazina que se debe administrar de forma oral (gránulos o comprimidos) y rectal (enemas, supositorios o espumas rectales). Si no se consigue controlar los síntomas con ello es necesario el empleo de corticoides orales u otros fármacos con efecto inmunosupresor como la azatriopina, 6-mercaptopurina, metrotexato o los anti-TNF como infliximab o adalimumab.

En los pacientes con enfermedad de Crohn habitualmente se tratan con budesonida. Si no se consigue controlar los síntomas de esta manera es necesario pasar a otros tratamientos como corticoides orales inmunosupresores o anti-TNF.

¿Es la cirugía una opción?

Sólo en casos en los que la enfermedad no logra controlarse con tratamiento médico podría ser una opción. Suele ser más necesario en pacientes con enfermedad de Crohn. Las dos cirugías más frecuentes son por un lado la resección de parte de colón del enfermo, y por otro la cirugía reparadora que puede emplearse para el tratamiento de algunas complicaciones como son las fístulas.

¿Y si quiero quedarme embarazada?

En la mayoría de casos la enfermedad inflamatoria intestinal no afecta a la capacidad de una mujer para quedarse embarazada. Si desea quedarse embarazada hable con su médico antes de empezar a buscarlo.

¿Existen asociaciones en pacientes que padecen esta enfermedad?

Confederación de Asociaciones de enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España: http://www.accuespana.es/es/ que integra a las siguientes asociaciones con página web:

Bibliografía: